Alfredo Juan Manuel Carballeda
Del desorden de los cuerpos al orden de la sociedad
Capítulo VII
El Positivismo Argentino y la construcción de dispositivos de intervención en lo social

El Estado Moderno Argentino
El Positivismo, como corriente de pensamiento, conforma una de los componentes mas significativos de la construcción del Estado Moderno en la Argentina. Su expresión en nuestro país, se traduce en una confluencia de ideas, que implican, también una forma o modalidad de conocimiento, esencialmente hegemónica, de la realidad. Es decir, el Positivismo es un instrumento de interpretación de la realidad y se expresa mas allá, que en los círculos científicos o de pensamiento.

En el caso de la Argentina, el Positivismo tiene una clara expresión política. La misma se traduce justamente, en la conformación del Estado Moderno, dando nuevos sentidos a las instituciones educativas, sanitarias, jurídicas, militares,etc.

Pero esencialmente desde el Positivismo se construirán los marcos conceptuales para las prácticas que intervendrán en lo social.

Todas estas cuestiones se dan en un contexto especial, que se relaciona con cierta sensación de paz interior, la culminación de una serie de conflictos políticos, que dan como resultado el poder hegemónico de una Oligarquía Terrateniente que domina la política de la nación.

Esta se caracteriza por centrar su mirada en Europa, en especial en Francia e Inglaterra, mostrando también cierta admiración por los EEUU. Desde el naciente Estado Moderno se tratará de insertar a la Argentina en la economía mundial como país agroexportador. Todas estas cuestiones muestran una fuerte construcción de lazos de dependencia con Inglaterra en lo económico y con Francia en lo cultural.

La Argentina de los ochenta acaba de resolver los resabios de las Guerras de la Independencia, las Guerras Civiles, la Guerra con el Paraguay y la Conquista del Desierto.

Este Estado que se construye en la Argentina, es altamente centralizado. Desde este Estado y en especial a partir de sus instituciones se, intentará construir la sociedad Argentina a imagen y semejanza de un grupo reducido, minoritario, que se consideraba a si mismo “todo el país”(Rosa J. M. P:345).

El Positivismo será en definitiva un instrumento político de las clases dominantes, su aplicación se centrará en la interpretación del pasado, la lectura del presente y una proyección de la Argentina hacia el futuro.

La Generación del 80 se caracteriza por construir y proyectar con claridad un modelo de país . La inserción dentro del mercado mundial como país agro exportador, contradictoriamente, se enuncia desde los postulados del liberalismo. Una especie de liberalismo “vernáculo” , donde el Mercado es manejado por unos pocos que realizan diferentes especulaciones. Estas cuestiones se expresan hasta tal punto que, a fines de siglo, se produce una caída de la Bolsa con grandes dificultades para su recuperación. Estos acontecimientos se traducen en una severa crisis económica que afecta a los sectores mas desprotegidos de la población.

Pero, las explicaciones del Positivismo Argentino tendrán cierta centralidad, esta será puesta escencialmente en la “raza”. Dada la influencia de las ciencias naturales para interpretar lo económico y lo social se leerá la sociedad desde una perspectiva de “darwinismo social”, que es extraído de las ideas de Herber Spencer.

El sociologismo biológico de Spencer, servirá para interpretar dentro de la perspectiva de la “lucha por la vida” y la “supervivencia del mas apto”, especialmente la “carga” signada por la idea de atraso, de la herencia española .

La cuestión de la “raza” del Estado Moderno se relaciona , con las migraciones y la preocupación por lo que en aquellos años se denominaba población aluvional, dada la importante cantidad de inmigrantes que habían llegado en pocos años.

Desde una perspectiva Foucoltiana , la creación de los estados se relaciona con las relaciones de poder. Es decir, Foucault, nos propone dejar de lado, el modelo jurídico de la soberanía, con sus presupuestos de individuo soberano, derechos naturales o poderes originarios. Esta conformación del Estado según este autor, hace de la ley la manifestación fundamental del poder. Siguiendo este camino es posible, interrogarse acerca de: el modo en que las relaciones de dominio pueden fabricar sujetos. Si estas conformación puede ser demostrada, los derechos que se constituirán tendrán caracterizaciones particulares. De esta forma se establecerían derechos marcados por la asimetría, y que funcionan como privilegios a mantener o reestablecer.¿ No es posible pensar que la historia puede descifrarse además de las articulaciones de las luchas de clases, también en clave del enfrentamiento biológico?.(Foucalut, M. P: 192)

En el caso de la construcción del Estado Argentino, parecen conjugarse ambas cuestiones y , el Positivismo, aporta, claves para articularlas. En otras palabras, el Estado Moderno Argentino se funda a partir de una clase dominante, pero esta clase pone fundamentalmente el acento de su mirada y explicación, en la cuestión biológica, en las características raciales de la población .

La Argentina de los ochenta, estaba dominada por una clase, abierta a quienes compartieran la convición de ser todo el país..”Se llegaba cuando se tenía el talento de no rozar intereses ni prejuicios, y abreviaban la subida o sostenían en los inevitables tropezones las fraternidaes ocultas o semi ocultas- cofradías religiosas de creyentes o logias masónicas de descreídos... Cumplíase el ideal de Caseros. Una Argentina donde una clase racional fuera todo el país. No quedaron masas populares, ni incómodos caudillos. El gaucho y el orillero, no fueron una realidad política , sino un problema de policía y de la cárcel. Alberdi había pedido en sus “Bases” que la Constitución, cambiara a “nuestras gentes incapaces de libertad”.(Rosa, J.M. 162)

De allí que, a partir de 1860, se construyeran políticas migratorias centradas en la idea de raza que mas tarde va a ser sistematizada y explicitada por el Positivismo...” La Argentina de Caseros, “para realizar la República ciertamente” había llamado a los sajones por la pluma de Alberdi de las “Bases”. Si “la libertad es una máquina es como el vapor requiere de maquinistas ingleses de origen”, el “gobernar es poblar” exigía una repoblación con “razas viriles de Europa” después de la imprescindible despoblación de criollos “incapaces de libertad” (Rosa , J. M. P 163)

Esta cuestiones se entremezclarán en las instituciones y las prácticas...”la ideología positivista desempeñó un considerable papel hegemónico, tanto por su capacidad para plantear una interpretación verosímil de estas realidades nacionales, cuanto para articularse con instituciones que – como las educativas, jurídicas, sanitarias o militares- tramaron un sólido tejido de prácticas sociales en el momento de la consolidación del Estado y la nación a fines del siglo XIX y comienzos del actual”... (Terán, O P: 11) .

El Positivismo Argentino, heredero en parte, del pensamiento de Comte, tiene una serie de antecedentes y raíces que se entremezclan en la historia del siglo XIX.

En un ensayo denominado “El Positivismo Argentino”, de Ricaurter Soler, se exponen algunos de esos puntos de encuentro, que van a llevar lentamente a esta nueva construcción discursiva. En principio, desde la Influencia de la Ilustración se hace clave el pensamiento de Condorcet y su relación con los hombres de Mayo, en especial en Manuel Belgrano, el conocido “Compendio de Condorcet”, había sido introducido en la Argentina el 1794, por éste. Estas cuestiones nos muestran la relación entre empirismo y racionalismo, donde se construye la primera síntesis de la filosofía ilustrada, como antecedente aceptado del Positivismo Comteano.

En el caso de la Argentina el empirismo construye junto con la Ideología una primera sistematización filosófica. Estos antecedentes se remontan a 1808 y se relacionan fuertemente con el discurso médico, ya que es Cosme Argerich quien es uno de los precursores del sensasionismo de Cabannis y en parte de Destut de Tracy. A principios del XX, en 1913, aún las ideas de Cabannis tenían cierta vigencia..”En 1913, todavía Cabannis no había perdido enteramente su actualidad; podemos observar en efecto que, en este año- Alfredo Ferreyra- mostraba todavía una decidida tendencia en pro de la renovación de sus ideas”... (Soler, R. P:43).

Por otra parte es conocida la relación de Comte con los Ideólogos franceses, a los cuales accede a través de Condorcet, siendo secretario de Saint Simon.

La influencia de Cosme Argerich a través de sus cursos de Ideología llega hasta 1842. Estas influencias se relacionan también con la obra de Diego de Alcorta. En este aspecto es importante destacar la dirección psicofisiológica que se le impone a la gnosología psiquiátrica. Esta orientación fue construyendo el ambiente intelectual Argentino de la época, creando las condiciones para la aparición del Positivismo. De ahí que se afirme que la orientación psicoalienista positivista de Ramos Mejía y de Ingenieros encuentra sus raíces filosóficas en la Ideología de la primera mitad del siglo XIX. (Soler, R.P:45).

A su vez, la Ideología se relaciona con el Naturalismo, <allí es posible encontrarse con las obras de Domingo F. Sarmiento>. La concepción de mundo “naturalista”, se concretiza en proposiciones filosóficas, que se vinculan con la construcción del mundo político, relacionado con una visión naturalista del mismo.

El uso de la palabra “positivo” a partir de 1830, aparece con asiduidad en diferentes escritos, lentamente, ese término comienza a designar lo objetivo, lo real, lo natural y especialmente aquello que es progresista en sentido social y político. Positivo, es sinónimo de progreso, que se desprende de lo metafísico. Es así como el discurso positivista se construye como discurso de “verdad”, casi absoluta hasta principios del siglo XX.

Estas cuestiones se pueden relacionar con el “Realismo Social” de la generación del 37, en definitiva el Positivismo se constituye discursivamente con ciertos razgos predominantes, que se relacionan especialmente con lo “objetivo y progresista”.

Años mas tarde G. Rawson y Eduardo Wilde , ambos médicos y fuertemente relacionados con el origen del sanitarismo Argentino- en especial Rawson-, tampoco eludirán una fuerte inserción en el mundo de los 80, tanto desde la expresión literaria como en la política en el caso de Wilde, ambos hacen síntesis entre empirismo y naturalismo.

Ya a fin de siglo y más específicamente, el desarrollo del Positivismo se construyó en una doble pretensión ( Terán , Oscar op.cit), explicar –por una parte los efectos no deseados de la modernización en curso, como también comprender los obstáculos para que ese progreso pueda llevarse adelante, y por otro lado intentar construir una nación....”Existe así toda una gama de la cuadrícula positivista destinada a diagramar un modelo de país donde las instituciones trazaran el límite en cuyo interior se asimialrán los sectores integrables a la modernidad, en tanto que la variable coercitiva operaría también institucionalizadamente expulsando de el las fracciones pre o extracapitalistas renuentes a incorporarse a la estructura nacional” (Terán O: P12).

Pero el acento de los obstáculos será depositado en la cuestión de la raza, fuertemente sustentado por un discurso extraído de las Ciencias Naturales, especialmente del pensamiento de Darwin.

Los nuevos grupos sociales

Los derrotados de Caseros y Pavón y en poco tiempo los inmigrantes, serán visualizados como extraños, peligrosos y disolventes de la naciente sociedad Argentina. La cuestión de los inmigrantes merecería un estudio aparte, dentro de este trabajo sería importante resaltar, en principio el “fracaso” de las políticas migratorias en la perspectiva de que no llegaron, quienes, el proyecto de la Generación del Ochenta esperaba <inmigrantes esencialmente de origen sajón>, sino que llegaron a la Argentina los “pobres de Europa”, poblaciones que, en general, huían del hambre, las injusticias y las desigualdades sociales. Además, a estas poblaciones se las empezaba a ver como peligrosas porque portaban en muchos casos, ideas contestatarias, que se estaban expresando como mucha fuerza en Europa, los ideales; Anarquistas, Comunistas y Socialistas.

Por otra parte, la Argentina de los ochenta, tiene su mirada puesta en Europa, este continente y en parte los EEUU, son un modelo a imitar. Esta cuestión puede ser interesante desde la perspectiva en que se apoya el discurso de la Generación del Ochenta en cuanto a la desvalorización de lo propio y la resaltación de lo ajeno. Es decir, todo lo que connote alguna referencia al pasado hispano o aborigen, para el pensamiento Positivista va a significar; atraso, degeneración, obstáculo o imposibilidad. Estas cuestiones ratifican la orientación de esta corriente de pensamiento en nuestro país.

También podría leerse desde la perspectiva de los fuertes lazos de dependencia económica y política de la Argentina con Inglaterra, relacionados con un contexto internacional bastante peculiar, y la inserción de la Argentina como país agroexportador con el consecuente enriquecimiento que esta coyuntura otorgó a un grupo minoritario de nuestro país.

Pero, el discurso positivista, implicó, además, una forma de construcción de la realidad, que aún permanece en diferentes retazos de la vida cotidiana y fundamentalmente en las instituciones de la Acción Social y en sus prácticas profesionales. Ese discurso Positivista, implicaba una construcción de la realidad asentada en tres ejes; una interpretación del pasado, una mirada hacia el presente y una proyección de la Argentina hacia el futuro. Por definición el Positivismo, puede ser entendido como una corriente de pensamiento que se apoya en la experiencia, en el conocimiento empírico de los fenómenos naturales. Pero, desde la perspectiva de las Ciencias Sociales, el Positivismo también significó una posibilidad o apuesta de organizar la vida social a partir de parámetros científicos.

La penetración del discurso positivista dentro del Estado Moderno y sus instituciones, implicó un otorgamiento de sentidos a éstas. En otras palabras, las instituciones de Educativas, Sanitarias, Jurídicas y Militares comenzaron a ser consecuentes dentro de la articulación de estas ideas en el terreno de la práctica.

De ahí, que el Positivismo implicó una Construcción de la Realidad en tanto que construyó sujetos de conocimiento sobre los que en poco tiempo las prácticas comenzarán a intervenir.

Pero, también esa construcción del Estado Moderno implicó una visión altamente centralizada de la política. Esa construcción del Estado Moderno en el caso Argentino implicó una formación de la sociedad, donde el discurso positivista mostrará, la aparición de nuevas lógicas y se relacionará significativamente con el origen y el desarrollo de la cuestión social en el Río de la Plata.

Por otra parte, la construcción de un Estado Nacional, implica tener en cuenta, los elementos que lo constituyen y lo articulan con la sociedad, desde una perspectiva de dominación, como así también la elaboración de un conjunto interdependiente de instituciones que permiten su ejercicio.

El Estado, es de este modo, relación social y aparato institucional (Ozlack, O.P16). La generación de los Ochenta culminó con la construcción de una modalidad de Estado que forma parte de un proceso de diferentes luchas y pujas políticas....” En este sentido, el surgimiento del Estado Nacional es el resultado de un proceso de lucha por la redefinición del marco institucional considerado apropiado para el desenvolvimiento de la vida social organizada. Esto implica que el Estado Nacional surge en la relación con una sociedad civil que tampoco ha adquirido el carácter de sociedad nacional. Este carácter es el resultado de mutuas determinaciones entre ambas esferas”... (Ozlack, O. P:17).

Raza y Obstáculos para la modernización.

La visión de la América Latina como “continente enfermo”, trasciende al Positivismo Argentino ya que, el concepto proviene de un pensador peruano (Arguedas), pero implica una posibilidad de intentar un plano de análisis que vincula al Positivismo, en especial desde su expresión social con las ideas de Darwin y Spencer.
En el caso de la Argentina, José María Ramos Mejía (1849-1917) pondrá el acento en la cuestión de las migraciones su temor se asienta en lo que el denominaba “población aluvional”, la expresión de ésta, se daba en las multitudes, las que Ramos Mejía, caracterizará como “fenómeno morboso”.
Se apoyará en Gustave Le Bon, en su perspectiva de la acción inconsciente de las muchedumbres. De ahí, que Ramos Mejía se oponga a la ley Saenz Peña de voto universal y obligatorio. La resolución al problema de las multitudes desde este autor es a través de la Educación, desde allí, propondrá que las escuelas desarrollen formas de culto a la Patria y una nueva disciplina, que aún se mantiene vigente y que se representa en lo simbólico en la ritualización de los actos escolares. La educación para Ramos Mejía, implica una forma de disciplinamiento y la escuela se presenta como una metáfora aleccionadora.

En síntesis, se plantea una forma de resolver la gobernabilidad de una sociedad atravesada por multitudes, y que está ya demostrando su malestar. Las revueltas obreras de principios de siglo, los acontecimientos de la “Semana Trágica”, con la brutal represión de obreros y activistas, la ley de migraciones, son respuestas que el Positivismo Argentino va fundamentando desde lo político. Pero, la situación había cambiado y la estructura social de la Argentina también. Aún así, quedan como resabio de esas cuestiones, los sentidos que van a atravesar las prácticas que intervienen en lo social y que en parte se mantienen hasta el presente. En definitiva, raza en Ramos Mejía, implica fundamentalmente la condición de la población inmigrante, pero, esta, se estaba mezclando en las orillas de la ciudad con los viejos excluidos, esos que, en la Argentina del Centenario de la Revolución de Mayo, eran los descendientes de los derrotados en Caseros y Pavón.

Otro autor en esta perspectiva es Carlos Octavio Bunge (1875-1918), este plantea que se es inferior por pertenecer a una raza y a un medio social y geográfico.En un texto publicado en 1903 “Nuestra América”, subtitulado como Ensayo de Psicología Social, se expresan algunas de sus ideas. No hay resolución posible en este autor. Apelando a viejos conceptos darwinianos, sostendrá la idea de la supervivencia del más apto, y bendecirá a la tuberculosis y las enfermedades venéreas porque, en definitiva limpian la raza. Bunge, pone el acento en los instintos, pero en su relación con los “factores del medio”, así explica el “atraso” del interior del país a partir de la “pereza”, la “apatía “ y la “vagancia”, que caracterizan al gaucho.” Nunca nos será dado trocar nuestras sangres, ni nuestra historia, ni nuestros climas, pero si podemos europeizar nuestros sentimientos y pasiones.... (Bunge, Carlos O.P:39, citado por Terán, O.)

Este autor no cree que la mezcla de razas solucione el problema, de alguna manera apuesta a la desaparición del “otro”, y todo lo que la naturaleza no destruye debe ser disciplinado, se apoya en ejemplos latinoamericanos afirmando por ejemplo que “Porfirio Díaz enseñó a los mexicanos a obedecer”. Lo que implica la necesaria apelación a la utilización del aparato del Estado para lograr los ideales de orden y progreso.

La visión social del Positivismo Argentino, se apoya en la idea de “influencia del medio”, esta puede ser entendida en clave darwiniana. En otras palabras, esto no implica una mirada a la “estructura social”, sino simplemente una visión de la cuestión social desde la perspectiva de la supervivencia del más apto. Pero, esta visión de la “influencia del medio”, también significa leer lo social como algo ligado y dependiente de las ciencias naturales, así, la familia será la “célula básica” de la sociedad, y se apelará largamente al concepto de tejido social < como conjunto de células>. Se podría parangonar la idea de célula, tejido, cuerpo y órgano, en cuanto a que éstos se desenvuelven dentro de medios diferentes, realizan intercambios, generan enfermedades y puden disolver el todo social.

El Positivismo y la Salud

«Que para toda casa contaminada serán designados dos guardianes, uno para el día, y otro para la noche; y estos guardianes tienen la especial misión de impedir a toda persona entrar o salir de tales casas contaminadas, de las que ellos tienen la custodia, y toda infracción será castigada con severas penas...
(Ordenanza concerniente a la epidemia de peste, redactadas y promulgadas por el Lord Alcalde de la Ciudad de Londres, 166 5)

El Positivismo, en tanto su aplicación ya a, las prácticas que intervienen en el campo de la salud, serivirá como sustento desde diferentes marcos conceptuales.

La Anatomía, como antecedente más remoto había dado las pautas sobre las normas y las clasificaciones. La Fisiología aportará el criterio de funcionalidad y equilibrio. En el discurso médico dejaron de prevalecer las descripciones estáticas. Desde el Renacimiento, lo inerme comenzaba a tener movimiento y se había dejado la idea Aristotélica de que todo lo que cambia de estado “se corrompe”. De esta forma y en un contexto marcado por uno de los momentos de mayor expansión de la civilización europea, aparecerán los primeros criterios higiénico-sanitarios, conformándose desde concepciones dinámicas, los cuales pondrán un especial énfasis en el cuerpo y su cuidado.

Se indicarán las horas de sueño, las dietas, el manejo de la sexualidad, la forma de pararse, sentarse y descansar. La higiene Pública, también dirá cómo deberán construirse las viviendas, los edificios públicos, las escuelas, los cementerios. Es frecuente encontrarse con la mención de una «vivienda higiénica» dentro de una ciudad sana. Todos esos conceptos se articularán y conformarán muchas veces desde una rama del saber biológico: “la bacteriología”, fundamentándose en la prevención de una enfermedad que en nuestro país adquirirá cualidades casi míticas: la Tuberculosis.

El discurso médico-higienista logrará incorporarse lentamente a un sinnúmero de facetas de la vida cotidiana. Se estaba fundando una especie de nueva moral que separará a unos y otros a través de sus rasgos físicos, de su enfermedad y de su procedencia social. Esta cuestiones aparecen dentro de otro autor del Positivismo Argentino; José Ingenieros (1877-1925) de formación médica y especialización en psiquiatría, construirá el primer nexo entre medicina y criminología. Sus ideas dejarán una marca importantísima en las prácticas que intervienen en lo social. Como introductor de César Lombroso en la Argentina, en poco tiempo se transformará en un “par” de éste, logrando un importante reconocimiento internacional.

Ingenieros, de origen socialista, a través de las ideas de su padre <éste había participado de la 1° Internacional>, va cambiando paulatinamente sus posiciones acercándose cada vez más a las ideas de Herbert Spencer. Una de sus primeras obras se titula ¿Qué es el Socialismo?(1895), y se produce durante su militancia dentro del Partido Socialista Argentino , llegando a dirigir el periódico de éste: “La Montaña”.

Ingenieros, en poco tiempo se inclinará hacia la búsqueda de una sociología científica, allí articula su obra y pensamiento desde una perspectiva evolucionista y darwiniana, de allí que se apoyará en el bioeconomicismo. Haciendo énfasis en una visión organicista de la sociedad, entendiendo los síntomas como fenómenos mórbidos...”Mas si Ingenieros también comparte la visión organisista de la sociedad, no podía tampoco dejar de interpretar las disfunciones de ese sistema como los síntomas de unos fenómenos mórbidos que otra vez adoptan la forma de degeneración. La terapéutica propuesta entonces se va a ramificar en una serie de estrategias destinadas cada una de ellas a atacar la enfermedad social según las características específicas que adopte de acuerdo con diversos sujetos sociales que la padezcan” (Terán, O.P:46). Por otra parte, Ingenieros será impulsor de reformas laborales. Su perspectiva económica se resume en que las sociedades humanas “evolucionan dentro de leyes biológicas especiales, que son leyes económicas”.

En poco tiempo articulará su pensamiento con el de Cesare Lombroso. En 1899 abandona el Partido Socialista y en 1900 ingresa como Jefe del Servicio de Observación de Alienados de la Policía de Buenos Aires.
En uno de sus textos mas divulgados; “La simulación de la locura” entrecruza los conceptos de problemas sociales y perturbaciones mentales, allí la anomalía psíquica del individuo se convierte en actividad antisocial. En Ingenieros la cuestión social...” demandará la emergencia de las ciencias sociales como saberes normativos que permitan integrar al disenso y segregar a los estratos sociales patologizados o renuentes a integrarse al proyecto de nación moderna del Cono Sur Americano”...(Terán ,O. 49)

De esta forma ya integradas la psiquiatría con la criminología dentro del campo de la salud, el cuerpo se fue convirtiendo desde entonces en un objeto neutro, a - histórico, a - social, al cual había que cuidar con prácticas que se aproximaban a una nueva ética. Cuando la enfermedad era descubierta, la intromisión se acrecentaba: ...”La inspección técnica de higiene comprende en la actualidad dos secciones: las de higiene profiláctica y la de la higiene general urbana. La primera , la que nos interesa está atendida por cuatro médicos inspectores sanitarios que desempeñan sus funciones en otros tantos radios del municipio. Dichos médicos tienen a su cargo la dirección de profilaxis de las enfermedades infecciosas y los estudios demográficos. El aislamiento de los enfermos y la desinfección de ropas y locales”...( Coni, E P:163)

Una nueva ética, sustentada en un decálogo -muchas veces llamado catecismo- de conductas higiénicas que había que cumplir para ser sano. Un cuerpo sano, para un mejor proceso productivo. Un cuerpo cada vez más y mejor moldeado por la concepción de individuo que sustentaban las doctrinas económicas de Adam Smith y su idea de mano invisible del mercado.

En la Argentina, este discurso higiénico-moral va a tener un claro correlato con las ideas positivistas de la generación del ochenta y será usado como elemento de registro y control de nuevos sujetos sociales. El pueblo habia sido aniquilado, reducido, expulsado después de Caseros, Pavón y la «Conquista del Desierto», lentamente el lugar de la «barbarie» va a ser ocupado por inmigrantes y orilleros descendientes de aquellos que fueron diezmados. La incipiente clase trabajadora argentina de principios de siglo, ahora. con un fuerte componente migratorio, causaba temor y preocupacion a los intelectuales formados por los maestros de la generación del ochenta.

El sindicalismo, la vida en las orillas, el suburbio, los conventillos y todos sus productos de creación colectiva, fueron espacios incomprensibles para abogados, médicos y especialistas. De ahí, que frecuentemente se hablara y se escribiera sobre un obrero ideal en una barriada no menos imaginaria. Es así que se plantearán acciones, al principio pueriles, que irán delimitando distintos espacios de vigilancia y control.

La figura de los inspectores, los decálogos y la determinación de áreas de cuidado fueron meticulosamente copiadas de reglamentaciones europeas, seleccionando a su vez los lugares de aplicación. Los países europeos ya las habían puesto en marcha casi trescientos años antes, en las epidemias de peste. De esta manera se iban esbozando dos espacios que van a perfeccionarse y se mantendrán vigentes hasta nuestros días. Uno del control de lo sano, que más adelante se llamará prevención y otro del control de la enfermedad que luego se llamará asistencia y rehabilitación. El temor era acompañado de una suerte de búsqueda de soluciones a problemas que podían hacer tambalear a toda la sociedad.

El socialismo, el anarquismo, la Revolución Bolchevique de 1917, su impacto a nivel mundial y las primeras luchas de los trabajadores argentinos que desembocaron en la Semana Trágica, acrecentaban la preocupación de una clase que se consideraba a sí misma todo el país. Las reformas sanitarias eran acompañadas por cambios políticos que tuvieron distintos puntos culminantes en las dos primeras décadas del siglo como La Ley de Residencia o la oposición al Voto Universal Secreto y Obligatorio.

Las luchas obreras generaban temor, pero, por otro lado, la profundización en el conocimiento de la trasmisión de las enfermedades infecciosas, depositaba un gran recelo, explícitamente vinculado con el contagio que teóricamente podía surgir de un sector a otro de la población: ...”De aquellas fétidas pocilgas, cuyo aire jamás se renueva y en cuyo ambiente se cultivan los gérmenes de las más terribles enfermedades, salen esas emanaciones, se incorporan a la atmósfera circunvecina y son conducidas por ellas tal vez a los lujosos palacios de los ricos...” (Wilde; O Citado por Recalde H. ) . Pero, la Tuberculosis reafirmará la idea de vigilancia sobre los sectores mas desposeídos de la población. La vigilancia se suma a las medidas educativas, mas relacionadas si se quiere con el control y el disciplinamiento...” Aquí tendrán mucho que vigilar los médicos inspectores encargados de verificar el cumplimiento de las ordenanzas, pues, en todos los conventillos y aun fuera de ellos, se siguen las mismas prácticas.
Es cuestión de educación, de infiltrar conocimientos y nociones al parecer sencillas, precisamente por que las dicta el buen sentido, pero que desgraciadamente caen en cerebros refractarios a esas mismas nociones....en definitiva el daño que ellas(se refiere a las madres)no han sabido o no han querido evitar”..
.(Penna, José, Citado por Recalde Héctor P:150)

De todas maneras. los estudios epidemiológicos demostraban que la Tuberculosis por ejemplo no era sólo patrimonio de un sector social. ...”El Dr. Emilio Coni se sorprende al comprobar que las parroquias de Catedral al Sur, Pilar y Catedral al Norte, habitadas precisamente por familias acomodadas, sean las más atacadas por la Tuberculosis”... (Caprio, G. Vernet, A.P439)

Aún así, el discurso de la estigmatización de los sectores populares siguió creciendo dentro de un esquema unilineal que planteaba la relación: pobreza, enfermedad, control. Probablemente el trasplante de ideas y conceptos desde Europa haya sido un importante sustento de este discurso. ...”En el año 1901, el médico alemán S.A.Knopf, de gran predicamento entre los médicos argentinos, consideraba a la Tuberculosis como endémica, indígena y difundida a todos los países civilizados”... (Caprio , G. Vernet, A. P: 437).

Por otra parte, la tuberculosis se presenta como una enfermedad de la civilización, urbana y relacionada con la pobreza. Desde la perspectiva de la idea de progreso de las clases dominantes Argentinas, la misma solo podía desarrollarse en los sectores mas desposeídos.

Es a partir de aquellas concepciones que el discurso médico higienista propondrá una serie de medidas que apuntarán al «cuidado de la salud» desde pautas que se imbricarán con el disciplinamiento y generarán una mirada permanente en la cotidianeidad. La moral sanitaria se había puesto en marcha. De igual forma el cuidado del cuerpo se aproximaba cada vez más a una práctica moral: ...”Tomemos un obrero cuyo trabajo está bien pago y expuesto a pocos paros, su mujer es hacendosa y gana además un pequeño salario trabajando en casa: no tienen sino uno o dos hijos. Si la sensibilidad y la inteligencia de este hombre estuviesen lo bastante cultivadas para que apreciase otros placeres que la bebida, las barajas y el café concierto, si estuviese instruido en higiene y supiese que la salud es el primero de los bienes, si para conservar la suya estuviese resuelto a refrenar varias de sus tendencias y además de todo eso tuviese una voluntad de hierro... Oh! entonces cuántos cambios en su existencia! Gastaría más en habitación y menos en ropa, más en alimentos y menos en bebidas, elegiría sus alimentos de otra manera, los mascaría con cuidado extremo y los absorbería despacio en vez de tragarlos apresuradamente. Obligado como está a madrugar, se acostaría temprano en vez de velar en el café; sabiendo que la fatiga prepara el terreno de la Tuberculosis, se privaría de los excitantes tales como el vino, el tabaco y el café... Inmediatamente que le llegase esta queja, disminuiría su esfuerzo restringiendo su tarea o buscando jornadas más cortas y heroicamente aceptaría la reducción de su salario que un asalariado sufre necesariamente cuando la producción disminuye. Esposo fiel y tranquilo, escaparía a las contaminaciones venéreas y a la fatiga sexual”... (Leclerc de Pullygui , citado por Recalde P: 159)

Ese discurso del control se apoyará en una primera etapa sobre tres grandes fenómenos de principios de siglo: la Tuberculosis, el alcoholismo y las enfermedades venéreas.

Por aquellos años, el cuerpo era un bien social a custodiar a partir de su relación con la producción y desde esos conceptos, la custodia se introducía en lo cotidiano, planteando la metáfora de una vida sana y productiva, pero fundamentalmente desprendida de los procesos colectivos. Poco se hablará de las condiciones de trabajo, de la distribución del ingreso, de la inaccesibilidad a los bienes elementales.

Es más, probablemente la idea de trabajador que manejaban los higienistas de principios de siglo se acercaba mucho más a los obreros ingleses o alemanes, los que muchas veces eran mostrados como figuras arquetípicas.

El cuerpo, en la concepción de los sanitaristas de principios de siglo, era un lugar a tutelar. Por otro lado, se iba construyendo una nueva geografía del control, que tomará el conventillo, a la periferia de la ciudad, como lugar privilegiado de experimentación. El conventillo se transformó, gracias a una sumatoria de ordenanzas, reglamentos y normativas, en una especie de territorio cercado por el saber médico y político. En él se plantearán dos niveles de acción: por un lado, la mirada se hará rigurosa e inflexible y por el otro, comenzarán las visitas de Inspectores que, además del registro harán «difusión de las nociones de higiene», explicando y fundamentando las medidas de tutela: ...”III Medidas Generales. 1° Ilegitimidad: combatir en lo posible la ilegitimidad, favoreciendo el matrimonio» -7-. Lo tutelar, a semejanza del modelo educativo, comenzará por los niños: ...”Declarar que por medio de la ordenanza anterior los niños de conventillos y casas de inquilinato quedarán, desde el momento del nacimiento, bajo la tutela sanitaria de la autoridad municipal, que hará vigilar por médicos inspectores nombrados a tal efecto: la alimentación, vestido, trato. etc. Para favorecer y prevenir las enfermedades originadas por la miseria, ignorancia, negligencia. etc., de los padres. tutores o encargados”... (Plan de Trabajo para el estudio de la Mortalidad Infalntil en Buenos Aires. 1902.)

Se pondrá a su vez el acento en el aprendizaje de nuevas pautas desde la infancia. ...”7° Jardines de infantes... darán no solamente la educación física sino la psíquica”... ( Plan de Trabajo para...op. cit)

Repitiendo, una vez más el modelo educativo, se insistirá con las ceremonias de la virtud. ...”9° establecer concursos de niños como en los Estados Unidos de América, a fin de poder acordar estímulos y recompensas a las madres y nodrizas que presenten los niños más sanos, robustos y bien atendidos”... (Plan de Trabajo op.cit....)

Se sustentará desde la higiene la fórmula «riesgo moral y material», aún hoy vigente en el derecho de menores. ...”Considerar como maltratados. 1° Los niños que son objeto de malos tratamientos físicos, habituales o excesivos. 2° Los niños que a consecuencia de la negligencia culpable de los padres están habitualmente privados de los cuidados indispensables. 3° Los niños que por hábito se entregan a la mendicidad, a la vagancia y el libertinaje. 4° Los niños empleados en oficios peligrosos y 5° los niños moralmente abandonados. Se considera como peligro moral. 1° Los niños cuyos padres vivan con mala conducta notoria y escandalosa. 2° Los niños cuyos padres se entregan habitualmente a la embriaguez. 3° Los niños cuyos padres viven de la mendicidad. 4° Los niños cuyos padres hayan sido condenados por crímenes. 5° Los niños cuyos padres hayan sido condenados por robo, ultraje a las buenas costumbres. etc....” (Plan de Trabajo para...op. cit)

Higiene y derecho encontrarán en el ámbito de la pobreza uno de los puntos de integración más claros. La cúspide de ellos será la Criminología, donde tanto el Derecho como la Medicina tecnologizarán y especificarán sus discursos. Los espacios de la penalización empezarán a definirse en áreas cada vez mejor delimitadas. lo que marcará la necesidad de nuevos saberes y nuevas tecnologizaciones. Años mas tarde, por ejemplo, el lugar de los inspectores sanitarios va a ser ocupado por las Visitadoras de Higiene. En síntesis, la pobreza quedará penalizada y se harán más exactas las prácticas que actúan sobre ella. También se manifestaban los lugares de reclusión para los adultos.

Cárceles, Hospitales para Tuberculosos, Asilos. El común denominador también será la procedencia social de los individuos introducidos en ellos. Probablemente el Alcoholismo y la desocupación fueron los primeros argumentos para sustentar el confinamiento....”Se ve pues que este Asilo, como los demás del Ejército de Salvación, el Municipal de Mujeres y el Nacional de Hombres procuran trabajo a los que lo desean. a fin de poder regenerar a los individuos que han caído en el vicio, la holgazanería. etc.. Pero puede asegurarse que la inmensa mayoría. alcoholistas con suma frecuencia, son clientes habituales de los asilos, donde permanecen por muchos años. pues han caído en la más completa abyección”... (Coni, E.P 123 ) Confinamiento, control, medidas regenerativas, implicaban la necesidad de nuevas prácticas sociales, nuevas especialidades. Pero esa especialización, en el caso de la salud, va a vincularse directamente con el discurso higiénico moral, lográndose así una nueva síntesis entre lo médico y lo jurídico perfeccionándose los saberes, descubriendo nuevos espacios, nuevos lugares de control en un cuerpo, quizás todavía virgen en muchos aspectos. El control del cuerpo dará la gran alegoría del control social sobre una sociedad, sobre una cultura. Cada cuerpo fragmentado, desarticulado, recibiendo la especialización de la práctica, la escisión de los otros, del contexto, de la historia, simbolizará la aplicación de un poder con una clara finalidad punitiva. Un poder que beneficiará a unos y se desencadenará sobre otros. Un poder que fundamentalmente marcará nuevos territorios de separación y nuevas miradas sobre éstos.

Positivismo, Salud y Medicalización

..." el interés del individuo, de la familia, de la prole, de la raza, y del mismo futuro de la nacionalidad, compete a la medicina y por lo tanto a la clase médica, el deber de indicar el verdadero y legítimo camino a seguir.Esto constituye una cruzada de incalculables beneficios"... Avances de la Eugenia en América del Sur.Revista La Semana Médica.2do semestre de 1918.

La Argentina del centenario , sinificó entre otras cosas la ratificación de un nuevo orden , que , ahora intentaba introducirse en la vida cotidiana. Este se construía enmarcado en una nueva moral y pudo ser consolidando y estructurando en parte, desde una lenta, pero eficiente medicalización de la sociedad , desde allí se le dio sentido y forma a las instituciones del estado moderno, conformado pocos años antes.

Las bases de esa nueva construcción podemos hallarlas en el positivismo, pero, un estudio mas profundo nos puede dar algunos índices que la particularizan.

Esa nueva moral, se apoyaba casi exclusivamente en las ciencias naturales; las obras de Malthus, Darwin, Spencer, la concepción de la "lucha por la vida" y la de "purificación" de la raza, conformaban de alguna manera el piso de esas ideas. Estas se iban vinculando paulatinamente con la "acción social". De esta manera, se introducía lenta y sutilmente un orden nuevo en la vida cotidiana, en especial dentro de los sectores mas desposeídos de la sociedad. Este ahora comenzaba a estar centrado en una razón científica, ligado a las ideas de higiene, profilaxis, etc...

El importante crecimiento de la medicina, en especial dentro del campo de las enfermedades infecciosas, la higiene o la epidemiología, sirvió para caracterizar este proceso como inevitable y vincularlo al ideal civilizatorio y a la sociedad europea que aparecía como modelo. Podemos, analizar el sentido de esa construcción discursiva, desde tres elementos que le daban forma; Las ideas de: Templanza, Eugenia y Plasmogenia. La templanza como sustituyente de la moral "antigua", ligada a lo religioso, atravesaba las campañas y las acciones en la lucha contra las enfermedades venéreas, el alcoholismo y la tuberculosis.

Las ligas de Templanza, se multiplicaban en el país y en el mundo, desde ellas se trataba que la sociedad modelara su carácter, haciéndose hincapié en los efectos nocivos de la vida ociosa o poco productiva, en los "excesos" en cuanto a las diversiones , el tiempo libre como productivo, y en la necesidad de llevar adelante una vida "sana", más vinculada a los procesos económicos del modelo de producción europeo, que, a otras modalidades de trabajo o formas de vida. El trabajo, era planteado como fin y la vida debía estructurarse en torno a el.
La templanza, era una especie de "actitud frente a la vida", que los sectores "vulnerables", debían aprender e internalizar en nombre del "bien común" y en especial en, la lucha contra las enfermedades. Una "policía" sanitaria, debía enseñarla y vigilar su cumplimiento. La Eugenia se presentaba como una nueva rama de la ciencia, cuya finalidad era la depuración de la raza, ahora no por métodos violentos explícitos, sino en el aprendizaje, desde la primera infancia de normas higiénicas y en la transmisión de estas a través del médico, el filántropo o el pedagogo. Pautándose además, las diferentes normas necesarias para una procreación responsable. A su vez, la Eugenia, estudiaba las influencias del medio en la herencia, ratificando el déficit moral de los sectores menos favorecidos , moldeando y explicando su "peligrosidad".

Por otro lado, la Plasmogenia, más relacionada con la física o a la química, trataba de demostrar que era posible la creación de la vida desde determinadas condiciones artificiales y en forma experimental dentro del laboratorio. Las ciencias biológicas, ahora, vinculándose con otras, no solo podían describir fenómenos, sino que, al mejor estilo de los dioses, lograban crearlos.

De esta forma, la medicina, se apropiaba de lo cotidiano , y comenzaba a dar una forma mas "moderna" a las instituciones y a las prácticas, conformando nuevas cuadriculaciones sociales, nuevos y mas especializados espacios de disciplinamiento.

La higiene, también ordenará los cementerios desde criterios sanitarios. Eugenia, Templanza y Plasmogenia, pertenecían al mundo de la razón científica , esta, ocupaba el lugar poco tiempo antes abandonado por los dioses, era origen, linealidad y destino, desde una concepción de armonía, que prescindía de toda posibilidad de conflicto social.

Es más, consideraba al conflicto social o malestar como "patológico" y contradictorio con los ideales de progreso y modernidad .La base de la sociedad estaba centrada en la idea de "igualdad de oportunidades" y la higiene médica y social era presentada como una manera de obtenerlas.

De todas formas, la Argentina del centenario, desde una fachada de supuesto orden y progreso, ocultaba al país real, ese, que lentamente se iba construyendo al margen de los ideales, ya en crisis, de la generación del ochenta y que había sido declarado muerto después de Caseros y Pavón. En 1906, la economía mostraba síntomas de una crisis que iba a repercutir en los sectores mas desposeídos. ..."Se produce un alza en el costo de vida al punto que los productos alimenticios de los que el país era exportador principal, empiezan a faltar del mercado o suben de precio. Financieramente el gobierno de Figueroa Alcorta toma medidas que los argentinos habríamos de conocer repetidamente más adelante: declara cesantes a supernumerarios, reduce gastos en el presupuesto, anula subenciones a obras públicas provinciales, comunales y particulares....Las huelgas son mas frecuentes, aumentan las quiebras, y en 1914, el Banco de la Nación presenta por primera vez un balance negativo" (Rosa, J. M P 321).

Crisis de la Sociedad de Beneficencia y Discurso Médico.

Dentro de todo este proceso se da una fuerte disputa, entre los médicos higienistas y la Sociedad de Beneficencia. Esta última, intentaba mantener bajo su órbita a la "acción social",a través de la administración de insituciones para-estatales. La Sociedad de Beneficencia, fundada por B. Rivadavia , hegemonizaba las acciones de "filantropía", en su historia había organizado la "caridad" durante casi 80 años, a excepción del gobierno de Rosas, cuando fué desmantelada. Administraba hospitales, asilos y escuelas, recibiendo importante apoyo financiero del estado (sin este no podía funcionar).

Como una especie de laboratorio del control social, probablemente ya había cumplido su función y ahora, el orden vigente, requería mecanismos mas "científicos". La Sociedad de Beneficencia era probablemente vista desde el discurso médico como una "etapa previa" a la conformación del estado moderno. Sus actividades eran criticadas por a-científicas en cuanto a organización y utilización de recursos. Se planteaba que poseía criterios empíricos para organizar la disciplina.Por otro lado, el manejo de los fondos, no era muy claro .Sus acciones explícitamente asociadas a la caridad y a la filantropía, la ratificaban en su carácter anticuado.

Además, Francia, Inglaterra, Alemania y los EEUU, eran presentados como modelos de avanzada para la organización de la acción social. Es de destacar que en estos países, se estaba conformando, si se quiere en forma embrionaria y en cuanto a instituciones , un nuevo modelo de estado que años mas tarde tendrá características de "benefactor". En síntesis, el discurso médico posterior al centenario va mostrando la necesidad de reorganizar la acción social, ahora desde el estado, pero estructurándola en términos higiénicos. De ahí que muchos trabajos dentro del campo de la higiene, ya en 1902 planteaban esa necesidad.

No se trataba de plantear las acciones en este campo en términos de derechos sociales o de recuperación de la dignidad, sino simplemente una búsqueda, digamos mas sistemática de organizar la disciplina, y de mejorar la calidad de los habitantes como agentes económicos, paradojalmente en una realidad donde escaseaban las fuentes de trabajo y no existía prácticamente la industria.

Mas allá de esto, podemos encontrarnos también con que desde el gobierno se tomaban mas medidas, o se invertían mas recursos en el cuidado del ganado, que de las personas. La producción ganadera, símbolo de la Argentina de la edad de oro, era fuente principal de preocupación de las clases dirigentes..."Pero, si muy poco se ha preocupado de la tuberculosis humana, ha invertido cuantiosas sumas en la bovina, sin duda, porque a su juicio, la última afecta mas directamente la potencia económica del país" (Coni, Emilio P:37)

De todas maneras, los años subsiguientes van a mostrar un paulatino avance del discurso médico y un consecuente retroceso de la Sociedad de Beneficencia. En definitiva, este proceso, estas disputas, nos muestran un debate dentro de un sector de la sociedad, que trata de afianzar sus mecanismos de control, discutiendo cual es mas eficiente o mas avanzado, en lugares donde el pueblo no tenía ningún tipo de acceso.

Este,mientras tanto, construía su propia acción social a través de las luchas obreras, los sindicatos y las primeras mutuales.

El nacimiento de la "acción social" moderna y medicalizada.

Es en este momento cuando la acción social comienza a ser patrimonio del Estado, pero en forma totalmente subsidiaria y secundarizada.

De esta manera, el discurso de la Eugenia, se aplicará mas específicamente a la niñez y el de la Templanza a los adultos. La primera formará parte de los tratados y trabajos de pedagogía, se introducirá en la escuela, se atravesará el discurso docente, perfeccionándose de esta forma las ideas de Sarmiento, tal vez más cercanas a las de la Sociedad de Beneficecia. La escuela modelará cuerpos y conductas, ahora con mas eficiencia y se tratará que esos nuevos aprendizajes se trasladen a los domicilios de los marginados a través de los niños.

La higiene escolar, será un pilar de la enseñanza. Si en el modelo sarmientino, lo importante era la moral y la virtud en esta continuación se hará mas hincapié en la disciplina. Surgirán las Escuelas Especiales y los Reformatorios incorporarán como precepto fundamental la idea de regeneración, pero la escuela no será el único dispositivo se llegará a los domicilios, se darán conferencias, se harán recorridas, se emitirán folletos, etc., desde la higiene planteando la ratificación y justificación del orden social imperante.

"Debemos enseñarles<a los obreros> que la sencillez de la vida constituye la verdadera felicidad; que la moderación y la sobriedad son la base de la salud; que el vicio y el libertinaje enjendran la desgracia y conducen a la muerte por el camino del dolor y los pesares; que la existencia de jerarquías es la condición del orden social; que la desigualdad de fortuna está en la naturaleza de la vida de los pueblos, como están en la naturaleza física y moral las desigualdades de fuerza, de talento, y de sentimiento; que es imposible fijar una medida general al trabajo colectivo,porque las aptitudes individuales son diferentes; que el capital, representante del trabajo acumulado es tan respetable y tan sagrado como el derecho individual y la libertad de ganar la vida; que la remuneración del obrero no puede correr las eventualidades del capital de los fabricantes, razón por la cual entre el industrial y sus auxiliares no hay una verdadera asociación sino existen estipulaciones expresas”.... (Wilde E. Citado Por Recalde H. P:43).

Pero, estas enseñanzas, estos discursos, están cargados de presupuestos, de afirmaciones que intentan construir ideales, horizontes, a los que tal vez, fatalmente no se podía llegar. Ese fatalismo, parece atravesar los discursos de los higienistas, aunque superficialmente parecen cargados de optimismo.
Como contrapartida, como, reflejo negativo, todo aquello que no concuerde con estas “idealizaciones” será connotado negativamente, es en esa “negatividad”, donde se construirán sujetos de conocimiento. Es, también, a partir de las resistencias, políticas, culturales, individuales a esos horizontes preconcebidos donde se construirán los sujetos de conocimiento. Primero desde una modalidad eminentemente discursiva, luego en la puja de las luchas y resistencias.

El conocimiento para Foucault, es producto de una puja de poderes, es a decir de F. Nietzsche; la chispa que brota cuando chocan las espadas.

Dentro del modelo educativo construído en la Generación del Ochenta, con la creación de las escuelas normales, se fundó el Magisterio Argentino y una clara división de clases con respecto a quienes debían acceder a los estudios primarios, secundarios y universitarios,..."lo urgente, lo vital porque tenemos que educar a los ignorantes bajo la pena de la vida, es robustecer la acción que ha de obrar sobre la ignominia que nos invade...antes que la masa bruta predomine y se haga ingobernable...."eran necesarios colegios secundarios que "formaran una minoría enérgica e ilustrada" que "sostenga con armas mejor templadas las posiciones desde las cuales se gobierna a los pueblos" y que "la inteligencia gobierne, que el pueblo se eduque para gobernarse mejor, para que la razón pública sea la imagen y semejanza de la inteligencia..., para que la barbarie no nos venza"... (Bartolomé Mitre, Citado por Rosa, J.M. P 307).

La razón médica servirá para darle sentido a todos estos procesos, para fundamentar las desigualdades sociales a través de la biología , y prometerá un futuro promisorio para quienes se sumen a ella.

Los "preceptos higiénicos", debían salirse de las instituciones, a través de campañas de "esclarecimiento",y ordenar la vida cotidiana de los marginados ."Un empleado especial los visita en su domicilio y al mismo tiempo que les explica en detalle las medidas profilácticas, vigila su cumplimiento y contralorea el empleo de los socorros"... Esa modalidad de intervención , implica una avanzada , salirse de las esperas en los hospitales, la enfermedad está territorializada , determinados y clasificados, quienes las portan, se trataba solo de salir, a llevar adelante una nueva estrategia de guerra: el “combate”contra la enfermedad.

Las instituciones que no habían aún incorporado el discurso médico, conocían ese tipo de prácticas, tal vez, mas vinculadas con las formas de la Sociedad de Beneficencia;..."Liga Social Argentina;.Su objeto es sustentar la organización cristiana de la sociedad, combatir todo error o tendencia subversiva en el terreno social, e instruir al pueblo sobre los problemas que surgen del desarrollo moderno....La institución no se contenta con refutar las malas doctrinas...Combate el liberalismo, el socialismo, el anarquismo y hace conocer las verdaderas bases de la sociedad y la civlización.." (Coni, Emilio P:79)

Pero mas allá de las campañas, estas instituciones de la "acción social", también llegaban a los domicilios de los sectores empobrecidos..."Sociedad Conferencia de Señoras de San Vicente de Paul..Ninguna obra de caridad se considera ajena a la institución, si bien la preferida es la visita a los domicilios de los pobres. Por tanto, promueve toda suerte de obras encaminadas a remediar las necesidades materiales y morales del prójimo, propeniendo de un modo particular a la formación de hogares morales y honestos, que cifren su dicha en el trabajo y la honradez"(Coni, Emili op.cit. ).

El discurso médico va a introducirse dentro de lo que se consideraba la acción social, incorporando nuevas categorías, sentidos y clasificaciones, y apoyándose en una práctica que no era tan nueva y que se vincula en forma mas cercana a la Sociedad de Beneficencia y a las instituciones de caridad con prácticas anteriores en nuestro país. La idea de "hogar moral y honesto", no cambiará en su sentido ideológico, pero lo "moral" y lo "honesto", estará cada vez mas cerca de la templanza en cuanto al carácter y a la medicina en relación a los preceptos higiénicos. La prevención del alcoholismo, las enfermedades venéreas y la tuberculosis, serán las nuevas bases que darán forma a la cotidianeidad.

La sociedad toda, comienza a asumir, ya a principios de la década del 20 esas ideas, que van apareciendo desde principios de siglo. Un ejemplo en este aspecto puede ser la ordenanza municipal de 1902, para la profilaxis de la Tuberculosis;.." art. 1ro.Todo propietario, inquilino u ocupante de una casa o parte de ella, tendrá a los efectos de evitar la propagación de la enfermedad, el deber de comunicar a la administración Sanitaria Municipal, dentro de las veinticuatro horas siguientes al reconocimiento facultativo, todo caso de tuberculosis pulmonar. La declaración se hará verbalmente o por escrito, siendo extensiva a los casos de fallecimiento o traslación del enfermo"...(Ordenaza Municipal de Profilaxis de la Tuberculosis).

Se trataba además de prevenir las enfermedades infecciosas desde una nueva concepción habitacional, atravesada por la medicina, que en poco tiempo se incorporará a la cotidianeidad. Art. 23.."Los propietarios de hoteles que instalen en sus respectivos establecimientos las piezas higiénicas, tendrán un 50 por ciento de rebaja sobre el impuesto general. Se considerarán piezas higiénicas aquellas cuyos muros en vez de empapelados estén blanqueados o pintados al aceite; tengan camas de hierro con elástico metálico; ausencia de alfombras, cortinas y cortinados, pisos de tablas o de mosaicos, cemento, etc; mueblaje sencillo según modelo que dará la Administración Sanitaria, fácilmente desinfectable, baños y water-closets en perfecto estado, etc"... (Ordenanza Municipal de Profilaxis de la tuberculosis).

La vida cotidiana.

Una nueva verdad debía ordenar la vida cotidiana, esta se apoyaba en la razón, en las viejas concepciones utilitaristas heredadas de la reforma de Rivadavia, en las ciencias biológicas y en el discurso médico-higienista.

Por encima de valores culturales, históricos, sociales o estéticos, la razón médica se introdujo en la vida cotidiana, situación que perdura hasta hoy, en las revistas de interés general o en los programas de televisión que nos aconsejan modalidades de vida "sana", de comportamiento, de relación con los otros.

La medicina dirá como deben construirse las casas, que tipo de mobiliario es conveniente, se hablará de ropas higiénicas, se pautarán las formas de relacionarse y como llevar adelante la vida cotidiana, el cuidado de los niños, la forma de trabajar, la enseñanza, el uso del tiempo libre, la sexualidad.

Desde la utilización de los mostradores de estaño en los bares (primero recomendados y luego exigidos por razones higiénicas), hasta la búsqueda de proscripción del tango, considerado una música "endemoniada" que puede llevar a la degeneración, el dicurso médico higienista, logrará incorporarse a la vida cotidiana y será internalizado por toda la población. Sus primeros experimentos se llevaron adelante en el terreno de una incierta y recientemente conformada "Acción Social", basada en un supuesto bienestar general, al cual se iba a acceder cuando los preceptos higiénicos fueran cumplidos por toda la sociedad....”Los constructores de la modernidad criolla habían aprendido con Comte que el poder político debía ejercerlo una nueva aristocracia de hombres de ciencia y de negocios. Esta élite “ debía tener la facultad de imponer su esquema uniforme de valores ésticos a todos los ciudadanos” (Paz, Carlos P: 13)

El discurso moderno de la acción social, se funda en nuestro país durante este momento histórico, logra perfeccionarse y trascender al propio espacio de la salud, llega a la escuela, a la fábrica, a los hogares, al parlamento, a la política, en una sociedad cada vez mas convulsionada, cuya elite trata de poner todos sus esfuerzos en el ocultamiento del país real.

Este no tardará en aparecer, marcando otras pautas, otros sentidos y significaciones, su expresión, tal vez mas importante, también se vinculará, mas tarde, con la lucha por los derechos sociales y la dignidad, expresándose a través de diferentes formas organizativas desde las primeras mutuales, sociedades de fomento, sindicatos, etc.

Bibliografía

Alvarez, Clemente. La liga contra la tuberculosis del Rosario de Santa Fe. Revista la Semana Médica. Bs. As. 1918.

Caprio, Graciela, Vernet, Angeles La aparición del mito de la Tuberculosis pulmonar en Bs. As.MCBA.II Jornadas de Historia de la Ciudad de Buenos Aires. Instituto Histórico de la Ciudad de Bs. As. 1988.

Coni, Emilio. Buenos Aires. Caricativo y Previsor.Revista la Semana Médica.Bs. As. Enero de 1918.

Coni, E. Higiene Pública. La lucha antituberculosa en la Argentina.Revista La semana médica.Bs. As. Octubre 1903

Coni, E. Memorias de un viejo Médico Higienista. La semana Médica. Bs. As. 1923.

Foucault, Michel. Genealogía del Racismo. Edit. AltamiraMontevideo.1992

Ordenaza Municipal de Profilaxis de la Tuberculosis. Bs. As. 1902

Ozlack, Oscar. La formación del Estado Argentino.Edit. Planeta. Bs. As.1997

Plan de Trabajo de la Comisión Municipal de encargada de estudiar las causas de la mortalidad infantil.Bs. As. 1890

Paz, Carlos. Ideología del Progreso y Mundo Social en la élite Argentina del 80. Art. Revista margen Año III. N° 5. Bs. As. 1994.

Recalde,Héctor. La higiene y el Trabajo (1870-1930) CEAL:Bs. As.1988

Rosa, José M. Historia Argentina. Edit. Oriente. Bs. As. 1974

Soler, Ricauter. El Positivismo Argentino.Edit. Paidós. Bs. As.1968

Terán, Oscar. Positivismo y Nación. Edit. Punto Sur. Bs. As. 1987.


« Volver al Sumario Avanzar al Capítulo 8 »