La espiral del terror

Por Carlos Solero El reciente ataque del Estado de Israel a una flota portadora de ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza en Palestina es uno de los hitos más cruentos de los últimos tiempos. De hecho, también deben merecer nuestro repudio los ataques misilíticos contra cualquier población civil en cualquier territorio del Planeta. EE.UU. no ha cesado en sus feroces ataques en Afganistán, tampoco se atenúa el hostigamiento de Rusia contra la población de Chechenia. Es sabido que detrás de todos estos siniestros acontecimientos, está la vocación expansionista e imperial de los estados-nación siempre prestos a encontrar argumentos que justifiquen sus acciones. Esto bien los saben los pueblos originarios de América, Asia y Africa que padecen desde hace siglos la expoliación de sus recursos naturales: la devastación de la Amazonía, la instalación de compañías mineras en el Cono Sur, el desplazamiento forzado de poblaciones costeras. La lógica mercantil subyacente no se detiene más que ante la firme resistencia de los pueblos. La manipulación ideológica chauvinista y el fanatismo religioso inducido en dosis de gran magnitud, potencian el enfrentamiento entre civiles y llenan las arcas de los poderosos. Es indispensable que -como especie- tomemos plena conciencia de estas maniobras que sólo nos orientan hacia abismos insondables e impiden la emancipación integral del género humano.

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.