Globos de ensayo

Por Carlos Solero Somos testigos de un grave conflicto laboral con ribetes más que preocupantes, un inusual despliegue represivo contra los trabajadores, una habitual manipulación de los oligopolios informativos a favor de la empresa multinacional que doblega la mediación estatal con su prepotencia. En tanto gran parte de la sociedad sigue sin comprender que este conflicto es un caso testigo de lo que vendrá. Un ajuste inmisericorde con los trabajadores. Los factores de la crisis capitalista son evidentes, pero sus hacedores continúan aplicando sus recetas de siempre, juegan a dividir para reinar, a enfrentar por abajo. En los años noventa cuando se iniciaba la flexibilización del empleo y la precarización laboral, los mineros de Sierra Grande en río Negro dieron la voz de alerta y fueron estigmatizados por cortar las rutas. Los verdaderos obturadores de senda, los obstaculizadores de vidas, los destructores de la trama de solidaridad social, fueron los funcionarios al servicio del capital y los privelegios de minorías. Troncharon la vida de Víctor Choque, Anibal Verón, Teresa Rodríguez y de otros tantos. La debacle se expresó con crudeza. Hoy obreros metalúrgicos son despedidos, luego de la manipulación de meses a expensas de su miseria. Y continúan los globos de ensayo como el de Kraft. Sólo la activa y solidaria resistencia, la autoorganización autónoma podrá frenar y torcer estas perversas maniobras.

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.