Declaración pública: Colectivo de Trabajo Social Paulo Freire (Chile)

Como profesionales del Trabajo Social declaramos:
Durante las últimas dos semanas se ha agudizado una profunda crisis institucional del modelo neoliberal y sus administradores de turno, la cual tiene como uno de los telones, el alza en el pasaje del Metro de Santiago que afecta a amplios sectores populares del Gran Santiago, esto aparejado a una alza soterrado en las cuentas de luz eléctrica, calidad de vida, las miserables pensiones y sumado a la constante represión a estudiantes secundarios, comunidades mapuches y todo colectivo que ose demandar un mejoramiento en los salarios, condiciones sociales, económicas y políticas.
La indignación, el malestar social y la desobediencia ciudadana se fue tomando las calles de Santiago y en las últimas 48 horas, se llenaron de estudiantes, trabajadores, ciudadanos, hombres y mujeres que exigen ser atendidos. Lamentablemente, la respuesta de este gobierno y como los anteriores fue incrementar la soberbia, la arrogancia y la represión con las FFEE de Carabineros de Chile sobre quienes participaban de los actos de rebeldía.
A las 19:00 del día viernes 18 de octubre del año en curso, el gobierno de turno toma una de las peores medidas la aplicación de la “Ley de Seguridad Interior del Estado”, la cual es comunicada por el ministro Andres Chadwick Piñera, antiguo funcionario del gobierno militar, familiar del gobernante de turno y cómplice en el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca Marín (noviembre, 2018).
El Estado en vez de buscar una salida política responde con más y mayor represión a la usanza de la Dictadura Militar, lo cual es respondida por miles de focos de resistencia, violencia, pillaje y quema de mobiliario público entre otros. Dado lo anterior, existen cientos de detenidos y heridos de distinta connotación.
La instalación del estado de emergencia a la 01 de la madrugada a cargo de las Fuerzas Militares a cargo de un general familiar de un ex militar procesado por diversos crímenes contra la humanidad, cierra una noche llena de errores políticos abriendo un nuevo período: Chile después de estas horas ya no seguirá siendo el mismo ni en forma ni en fondo.
En ese escenario de “crisis y vacío institucional”, en los matinales del sábado 19, los abusadores de ayer aparecen con frases para el bronce como “condenamos el vandalismo y la destrucción”, “hay que reprimir con mayor fuerza” y “una expresión millennial inaceptable"; la antigua izquierda no expresa mucho pues han sido parte del problema administrando el modelo neoliberal y realizando los ajustes humanizantes en la medida de lo posible, y la “supuesta” nueva izquierda no existe pues sus contenidos, declaraciones y acciones son tibias al no contar con un discurso aglutinador y colectivo, y se han ido quedando buscando respuestas desde el “espacio interburgués”.

ANTE LO INDICADO:
Repudiamos el estado de excepción que decretó el gobierno de Piñera Echeñique, medida que busca limitar, restringir cualquier posibilidad de expresión ciudadana y nos traslada a tiempos pasados que siempre han estado presente con otros protagonistas y otros escenarios.
Denunciamos la violencia a la que ha apelado el gobierno de MIGUEL JUAN SEBASTIAN PIÑERA ECHEÑIQUE y su ministro ANDRES PIO BERNARDINO CHADWICK PIÑERA en su esfuerzo por criminalizar y judicializar la lucha y manifestación social, que es consecuencia de un modelo de desigualdad social implementado por la dictadura de Pinochet Ugarte y los repetidos gobiernos de la Concertación en concubinato con la derecha empresarial.
Rechazamos todas aquellas voces de discriminación, odio, violencia y manipulación mediática que buscan tergiversar el fondo de este conflicto. El objetivo del periodismo es investigar e informar.
Manifestamos nuestro apoyo categórico a los ciudadanos, hombres, mujeres, jóvenes y estudiantes. Reivindicamos la historia de lucha y resistencia de los miles de pobres, pauperizados, explotados y endeudados. Al presente, se están violando artículos de la carta fundamental de las Naciones Unidas y de diversos tratados internacionales que Chile ha adscrito, particularmente los Derechos de Niños, Niñas y Jóvenes, quienes fueron los primeros reprimidos y heridos.
Como profesionales del área social conocemos diariamente en nuestros espacios laborales, las numerosas manifestaciones de injusticia y desigualdad social, asimismo, como el sistema vulnera una, dos y tres veces los DERECHOS y profundiza las diferencias sociales. El Trabajo Social desde su rica histórica nunca ha sido neutral, nosotros estamos firmes y comprometidos con nuestro pueblo.
Chile demanda urgentes cambios estructurales y terminar con la lógica de un Estado represor, normativo y subsidiario agazapado en un modelo impuesto a sangre y fuego con un alto costo en vidas. Como profesión no podemos seguir siendo meros espectadores, meros administradores y reproductores de la pobreza.
Llamamos a estar movilizados, por la dignidad, el compromiso y con esperanza por ti, por mí y por aquel. Destacamos, al finalizar “El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse”.

Colectivo de Trabajo Social Paulo Freire
Santiago, 19 de octubre del 2019

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.