India muy lejos del Alma Grande

Por Carlos Solero
Próximamente se llevará a cabo una contienda electoral de grandes proporciones, cientos de millones de personas involucradas, varias decenas de miles de partidos postulando candidatos, miles de centros de votación.
El escenario de esta gigantesca muestra de delegación de poder es la India, como se sabe uno de los países más conflictivos de las últimas décadas, la india una potencia industrial, aún en la actividad cinematográfica de oriente. La India, una potencia militar con poder militar nuclear incluido, estratégicamente ubicada desde el punto de vista geopolítico, territorio vecino de Pakistán y Nepal, cercano a Afganistán y China, lo que implica decir zona de potenciales conflictos étnicos y bélicos.
Las secuelas del cruel colonialismo británico permanecen, persisten.
A pesar de la lucha no violenta llevada adelante por Mahatma Gandhi y Jawahar Lal Nehru, la sociedad civil y política mantiene el perverso sistema de castas, tremendo anacronismo que condena a los más desposeídos a la indignidad y el sufrimiento crónicos.
Además en los últimos años ha emergido un nacionalismo expansionista funcional a las peores tendencias destructivas potenciadas desde los centros del poder mundial.
En la India se dirime mucho más que una mera compulsa electoral, se ponen en juego intereses diversos de la mano de ambiciosos de consolidar privilegios. Se pone en juego buena parte del destino de millones y millones de personas seducidas por discursos que los incitan a enfrentarse y eventualmente aniquilarse en defensa de los poderosos de siempre.
La India aun muy lejos del mensaje del Mahatma (Alma Grande) Gandhi y su socialismo comunitarista y libertario.

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.