Voces silenciadas

Patricia Troncoso, lleva en su cuerpo las marcas del poder patriarcal que por vía del Estado en Chile lanza sobre ella con toda saña e impunidad su energía predadora. Patricia Troncoso, sufre su triple condición de mujer, indígena y luchadora social en un mundo en el que los discursos oficiales pretenden acallar las voces disidentes. Acusada de incendiar una propiedad reclamada por un terrateniente, esta mujer Mapuche no acepta pasiva los atropellos que para con su pueblo se comenten de continuo a uno y otro lado de Los Andes. Por Carlos A. Solero Patricia Troncoso, ha agitado las conciencias en la Comunidad Internacional con una huelga de hambre de 132 días que la puso al borde de la muerte exigiendo al gobierno de Michelle Bachelet el respeto a su condición de detenida política. Las promesas estatales se esfumaron ni bien el caso dejo las portadas de los periódicos. Ahora esta digna mujer que no se doblega y que sabe que los derechos se conquistan con la lucha ha debido retomar el ayuno para que el estado cumpla lo que prometió. Sabemos que la condición de sojuzgamiento de las mujeres persiste, en una sociedad donde siguen siendo el blanco predilecto para su exhibición como mercancía erótica o fuerza de trabajo invisibilizada, explotada, oprimida,ninguneada, silenciada. La lucha de Patricia Troncoso es también nuestra lucha y conforma un eslabón más de la cadena de resistencias que a nivel planetario libran las mujeres de las más diversas latitudes, las Mujeres de Negro, las feministas autónomas y todos aquellos que no callan frente a la prepotencia de los poderes establecidos y bregan por libertad y justicia. Carlos A. Solero Miembro de la APDH Rosario casolero_1@hotmail.com

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.