La escucha como proceso. Una perspectiva desde la intervención social

Por Alfredo Juan Manuel Carballeda I. La Escucha La palabra escuchar proviene del latín auscultare, que significa prestar atención a lo que se oye. Pero oír también es una acción fisiológica. Ésta puede ser entendida como una forma sonora que se relaciona con el contexto en que se oye, en definitiva, a través de una señal que indica algo que más tarde va a ser decodificado, como un ruido o una voz lejana. En las instituciones, lo que se oye también está atravesado por significados que formarían el telón de fondo del escenario donde la acción de escuchar se lleva adelante. Escuchamos en contexto. Los sonidos de la institución le confieren una suerte de “musicalidad” que le otorga características singulares, le da sentido y organización al relato incluso, muchas veces, una acentuación diferenciada.
"No es posible pensar en una sociedad libre si se acepta de entrada preservar en ella los antiguos lugares de escucha: los del creyente, del discípulo y del paciente" R. Barthes
De ahí que la contextualización de lo que se oye, es el inicio de la construcción de la acción de escuchar. La palabra, la mirada y la escucha son instrumentos clave en las diferentes metodologías de intervención social, forman parte de un mismo proceso y solo podrían ser diferenciadas para un análisis individualizado de cada una de ellas. Así, un oído atento, un habla adecuada y el reconocimiento y manejo de silencios oportunos son parte de la construcción de la escucha como un proceso relacional cargado de sentido. A su vez, las características de los relatos y las condiciones en las cuales los recibimos, se relacionan con un contexto definido, un escenario y un territorio donde este proceso se manifiesta y se construye en forma permanente. Escuchamos en contextos y escenarios que tienen sus propias tonalidades, sonidos y silencios, éstos constituyen el telón de fondo de ese acto. Pueden ser hostiles o acogedores, facilitando u obstruyendo la interacción de quienes hablan. La escucha implica entendimiento, selección de la información que surge de la palabra del Otro, intento de captar su lógica discursiva, determinación de los detalles importantes del relato, reflexión sobre el contenido de éste y análisis del sentido de lo dicho. Pero, también es posible entender la escucha como una acción que se ubica dentro de un proceso histórico y social, es decir, una forma de hacer, signada por un conjunto de hechos relacionados entre sí que transcurren a través del tiempo. De este modo, las palabras, los gestos, las significaciones se van construyendo en diferentes circunstancias contextuales y pueden decir diferentes cosas. Las palabras en el espacio del diálogo, se entrelazan con el escenario de intervención, el contexto y el territorio. Escuchar en términos de intervención, implica acceder a un proceso de comprensión y explicación que intenta organizar los sentidos, pautas, códigos, implicancias, y perspectivas de quien está hablando. Como así también una búsqueda de elucidación y revisión crítica que conforma las circunstancias, valores y perspectivas del que está escuchando. La posibilidad de visibilizar y reflexionar sobre el poder de la escucha, el silencio y las palabras en todo proceso de intervención, puede proveer de más instrumentos para comprender, explicar y hacer, entendiendo a ese Otro como sujeto de derechos y transformación social. Recuperando la noción de relato como constructor de sentido. Así, la escucha, tiene la posibilidad de salir de los lugares establecidos, adentrándose en otros donde la interacción no implica sometimiento. La capacidad de escuchar, tal vez, vaya más allá de los agentes institucionales y su actitud activa o pasiva. Se entrelaza con la historia de las instituciones, las marcas subjetivas de éstas en los diferentes actores y las políticas que fueron llevadas adelante, en territorios definidos y diferentes climas de época. En otras palabras, desde la intervención social, el “lugar” de la institución es el escenario donde la capacidad de escuchar se expresa. Es posible reconocer diferentes formas de inscripción en los escenarios institucionales como facilitadoras u obturadoras del proceso de escuchar. De ahí que, también es la institución la que escucha o la que facilita esta acción. Por otro lado, esta, también, puede entenderse desde la construcción de un espacio intersubjetivo, íntimo, donde la interpretación, codificación y comprensión de aquello que acontece puede requerir de determinadas capacidades y habilidades de quien ocupa el lugar de receptor. Es decir poniendo de relieve la singularidad del sujeto en relación a sus circunstancias, desde una perspectiva situada culturalmente. También, la escucha implica el devenir de una voz que, a través de la palabra articula cuerpo, discurso y contexto. De ahí que escuchar implique también decodificar. En definitiva, escuchar puede significar ir más allá de la interacción entre preguntas respuestas y demandas esperadas. De ese modo es posible quitarle centralidad al acto << fisiológico>> de oír, atravesándolo por la cultura, el contexto, el territorio, la historia. De allí que es dificultoso pensar en las posibilidades de diálogo intergeneracional sin desarrollo de la capacidad de escucha, de poner en palabras la propia perspectiva de lo que acontece y lograr que esta pueda ser dialogada. II. La Escucha Activa La escucha es una necesidad y como tal se transforma en un derecho. Este, se vincula con la construcción y ratificación de la identidad y la pertenencia. Como tal, habilita la posibilidad de reflexionar, aleja temores y facilita la aceptación. Ser escuchado, puede implicar la reafirmación o el inicio de procesos de re inscripción social en aquellos que fueron siendo dejados de lado en los complejos laberintos de la exclusión. La escucha se entrelaza de manera relevante con la inclusión social. Quien no puede ser escuchado, no es ratificado como un sujeto que pertenece al “todo” social. La ausencia de lugares, actividades, espacios que faciliten la posibilidad de escuchar, sostienen la exclusión y la ratifica, generando otro tipo de identidades y pertenencias efímeras, en soledad, donde la presencia del Otro es una imagen pasajera, casi espectral. Ser escuchado es un derecho que en tanto no es cumplido, separa, segrega, cosifica a ese Otro que reclama, muchas veces de forma diferente, esa condición. La circulación de la palabra, genera nuevos recorridos, construye caminos de entrada y salida, sostiene y se presenta como un elemento significativo en la construcción de lazos sociales, la ausencia de ésta es sinónimo de ausencias, soledades, aislamiento y fragmentación social. La ausencia de las palabras es tal vez una de las herramientas mas eficaces de los terrorismos de Estado y de Mercado. La denominada “escucha activa” implica un interesarse por ese Otro, estar disponible, aceptándolo como es, dando lugar a otras perspectivas o formas de comprensión y explicación. Se vincula con la habilidad tener en cuenta algo más de lo que la persona está expresando directamente. Intentando, de este modo aproximarse a los procesos subjetivos que también se dicen, pero, desde diferentes lenguajes, tonalidades de discurso y formas del habla. III. La Escucha y las Problemáticas Sociales Complejas El neoliberalismo construyó un mundo donde el habla, desde la saturación de la palabra quedó paradojalmente silenciada. La escucha en ese mundo se tornó confusa y casi imposible. La pérdida de significado de las palabras a partir del vacío de sentido en los discursos construyó nuevas formas de silencio, de ausencia, especialmente de aquellos que fueron ocupando el lugar de la exclusión. Así, el encuentro, la construcción de lazos sociales y la pertenencia se tornaron furtivos y dificultosos, atravesadas por la incertidumbre y la lógica de mercado. Mientras que el desencanto construyó nuevas formas de la vida cotidiana. La ausencia de lazo social, su fragmentación o enfriamiento obturaron, la palabra y el sentido. El llamado fin de la Historia, de las ideologías y la política, marcó al diálogo como impensado, de ahí que la escucha quedó olvidada, o remitida a una serie de pautas marcadas desde programas y proyectos donde las preguntas y las respuestas solo entraban dentro de infinitos casilleros. Tal vez, muchas de las Problemáticas Sociales Actuales se vinculen con esas ausencias y presencias. Desde hace más de diez años, en nuestro país estamos viviendo intensas políticas de inclusión social que lentamente van haciendo retornar el lenguaje, la palabra y la escucha, dentro de un contexto donde los cambios subjetivos que produjo el neoliberalismo, aún muestran tendencias hacia el silencio y la negación del Otro. La escucha, es posible solo cuando quienes la constituyen la sociedad sienten su pertenencia a un todo integrado, desde la historia, la cultura, el territorio y los afectos. Implica estar en donde la demanda se presenta o puede ser esbozada desde diferentes formas de pedido de ayuda en terrenos de padecimiento, soledad y desencanto. Es posible interpelar a los problemas actuales, como el CPS, entre otros, en la medida que la Política escuche, la Institución escuche y desde la intervención social sepamos escuchar. Estas cuestiones, de alguna manera implican la necesidad de generar estrategias de recuperación, en este caso de la palabra, la mirada y la característica multidimensional del lenguaje. Desde las prácticas hasta las políticas. Bibliografía Sugerida y de Referencia - Barthes; Roland. Lo Obvio y lo Obtuso. Editorial Paidós. 1986 - Carballeda, Alfredo. La intervención en lo social como proceso. Editorial Espacio 2012. - Carballeda, Alfredo. Escuchar las prácticas. Espacio Editorial. Buenos Aires 2008.

Comentarios (2)

KATHERINE SANDOVALabril 3, 2015 en 11:33

BUEN DÍA ME GUSTARÍA SABER SI ESTE TEMA PUEDE SER UN BUEN TEMA PARA REALIZAR UN TRABAJO DE TESIS DE PRE GRADO . YA QUE SOY UNA ESTUDIANTE DE TRABAJO SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Y ESTOY EN BÚSQUEDA DE TEMAS PARA REALIZAR UNA TESIS PERO MI OBJETIVO ES BUSCAR UN TEMA POCO TRILLADO Y QUE SEA UN TEMA NOVEDOSO

Alfredo Carballedaabril 6, 2015 en 10:11

Hola Katherine
El tema me parece muy interesante, es muy poco explorado en Ciencias Sociales y en Trabajo Social en particular. Existen textos, no muchos. Pero, podríamos trabajar contigo en ese proceso
Saludos
Alfredo Carballeda

Deje su comentario

Su comentario

Seguridad antispam, complete el espacio vacío con el resultado de la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.