Logo de Margen   Periódico de Trabajo Social y Ciencias Sociales
Edición electrónica

LA APARICION DE OSAMENTAS EN UNA ANTIGUA BASE MILITAR DE LA CIA EN HONDURAS REABRE LA PARTICIPACION ARGENTINO-NORTEAMERICANA EN ESE PAIS.

  1. En 1977 el Gral argentino Roberto Viola y el Almte Emilio Massera comenzaron la aventura militar más ambiciosa de los militares argentinos en toda su historia y que terminara con su rendición incondicional en la única guerra donde tuvieron que enfrentar a un ejército, la guerra de las Malvinas. En aquellas fechas y durante la Conferencia de Ejércitos Americanos realizada en Managua, garantizaron a la dictadura somocista un apoyo financiero y militar incondicional.

    Para ello utilizaron básicamente las siguientes fuerzas:

    1. el Grupo de Tareas exterior (GTE) creado por el Batallón 601 de inteligencia militar para sus operaciones en los Estados Unidos, concretamente en Miami, y en el que actuaban normalmente agentes civiles que realizaban las operaciones encubiertas. Este grupo tenía cobertura en todos los países latinoamericanos, en los Estados Unidos y Suiza.
    2. El Batallón de inteligencia 601 que estableció su sede en Guatemala y luego en Honduras;
    3. La Brigada Andina, que organizó la logística del narcotráfico boliviano y el lavado de dinero y la mayoría de sus integrantes eran civiles voluntarios y colaboradores y
    4. la Inteligencia Naval orquestada a partir de los Grupos de Tareas de la ESMA que tuvieron un papel protagónico en el narcogolpe de Bolivia de 1980, en la formación de escuadrones de la muerte en el Salvador, en el patrullaje del Golfo de Fonseca y en las operaciones encubiertas en la costa atlántica, incluida la crisis de los Miskitos.

    Honduras se convirtió en la base de operaciones argentinas a raíz del narcogolpe de 17 de julio 1980 en Bolivia. Como surge del Informe Kerry y de sus investigaciones, la asociación del Gral Suarez Mason y el Amte Emilio Massera con la Logia P-2 les permite entrar en el juego de la droga.
    Dos agentes civiles de esta estrategia fueron detenidos con las "manos en la masa": uno fue Alfredo Mario Mingolla, oficial de inteligencia argentino, entrenado por los israelíes y que fue entrenador del batallón 316 en Honduras, y de inteligencia en Guatemala.
    En 1987 fue detenido por la policía brasileña con 375 kilos de cocaína. El segundo es el agente civil Sánchez Reisse, detenido en Ginebra en el momento del cobro de un secuestro y que fue un testigo importante en el caso Irán Contra. Sánchez Reissse fue el contacto ente la CIA y las fuerzas de inteligencia argentinas, así como el hombre responsable de auditar los presupuestos y la logística en Honduras. Fue responsable de las empresas que legalizaban el dinero sustraído de la empresa petrolera YPF, y que llevó a ésta a figurar como la empresa petrolera que más pérdidas dio en la historia, aproximadamente 12.000 millones de dólares, consolidados en la actual deuda exterior argentina.

    Honduras había sido tradicionalmente el lugar geográfico desde donde la mafia corsa enviaba la cocaína y la heroína a los Estados Unidos y los argentinos se hicieron con el control de esa logística a partir de que su "hombre" en Honduras asumiera la jefatura de los servicios de inteligencia hondureños (FUSEP).
    El entonces Cnel. Alvarez Martínez había estudiado en el Colegio Militar argentino (Clase 1961). Así se constituye el Batallón 3-16, un cuerpo paramilitar clandestino responsable de las desapariciones y las ejecuciones extrajudiciales, constituido a imagen y semejanza del Batallón 601 y que originalmente fue entrenado por el FBI y la CIA, Argentina y Chile. Este organismo operaba en colaboración con la FUSEP y la DNI (Dirección Nacional de Investigaciones) en la eliminación "de todas las personas que causaran problemas a las Fuerzas Armadas de Honduras o que fueran incorregiblemente comunistas", según explica un documento de un organismo de derechos humanos.

    Entre los entrenadores argentinos más conocidos están el agente del Batallón 601, Ciga Correa, que ya había colaborado con la DINA en el asesinato del Gral Prats y había entrenado a la AAA junto con Seineldín. Fue entrenador de la exclusiva escuela de EEBI de los oficiales somocistas y pagador de la inteligencia argentina en Centroamérica.
    Fue reconocido como uno de los entrenadores del Grupo de los Catorce, un antecedente del Batallón 316. Los argentinos trabajan en forma directa con la colaboración de Capitán Alexander Hernández. En 1981, Oscar Camillón, autoriza una fuerte inversión en la base argentina en Honduras y a finales de 1981 llegan más de 150 oficiales argentinos.
    Los militares argentinos tenían su centro de operaciones de estado mayor en una finca que denominaban "La Quinta" y que era una copia de la operación conocida como la "Quinta de Funes". Tenían varias bases de entrenamiento, entre ellas las de Lepaterique y Quilalí.
    Los argentinos pusieron a disposición del Batallón 316 a un escuadrón de la muerte, dirigido por el Coronel de la Guardia Somocista conocido por "el chino" Lau, 'reputado' por su especialización en asesinatos y torturas. Con la crisis provocada por la guerra de las Malvinas, la CIA se hace cargo de la todas las operaciones a pesar de que los argentinos continúan operando hasta 1984, y, algunos, hasta 1986.

    Como no podía ser menos, también operó en esta zona la ESMA, enviando oficiales especializados en interrrogatorios e incluso colaboradores. Un oficial de policía enviado por la ESMA fue Roberto Alfieri González, quien sirvió en la guardia Nacional del El Salvador, así como en Guatemala y Honduras. En 1988 fue detenido, según IPS, por las autorides de Honduras por los cargos de extorsión y asesinato. El Cne.l Jorge Eugenio O'Higgins fue agregado militar en Tegucigalpa; Cnel Rafael de la Vega agregado al ejército hondureño; Cnel Roberto Carmelo Gigante; Mayor César Garro, Cnel Emilio Jasón; Tte Cnel Cabrera; los mayores García Cano, Julio Jorge Ianantuone, Horacio Capelo, Antonio Rauch y Julio César Casanova Ferro, entre otros muchos.

    Los argentinos habían provisto de aviones ligeros a las fuerzas de la contra, básicamente de Beechcraft Baron y Aztec, en los que viajaba Bermúdez organizando la guerra en vuelos privados. Pero el responsable de la CIA que había trabajado en Laos en los años sesenta quería algo así como una "Air Amerique" centroamericana. La solución fue la Base Aérea de Aguacate. Fue alquilada por los Estados Unidos al ejército hondureño. Se contratan varias empresas privadas y se hace cargo de las operaciones el US Army 46th Engineering, que partipa en las operaciones "Big Pine II".

    El Aguacate es una pequeña aldea, situada al este de la ciudad de Catacamas, Olancho; en los años setenta fue la base del Batallón de Ingenieros, luego fue abandonada, pero en julio de 1983 las Fuerzas armadas ordenaron su rehabilitación al XVI Batallón de Infantería, con asiento en Juticalpa, Olancho. El objetivo era construir un centro estratégico para apoyar las fuerzas contrarrevolucionarias de Nicaragua, conocidos como Contras; la rehabilitación incluyó la reconstrucción, ampliación y modernización de la deteriorada pista de aterrizaje, trabajo a cargo de las Fuerzas Especiales del ejército de los Estados Unidos, con base en Washington.

    La Base de El Aguacate fue considerada en la década de los ochenta como punto estratégico, por su ubicación. Se encuentra a 6 kilómetros de Catacamas (30 minutos), sobre la carretera a Dulce Nombre de Culmi, sector montañoso, a 12 kilómetros de distancia de Catacamas y 240 kilómetros al nororiente de Tegucigalpa, colindante con el Departamento de Gracias a Dios y El Paraíso, departamentos donde la Contra mantenía sus campamentos y cuarteles, accesibles por vías terrestres y fluviales.

    Así mismo se encontraba próxima a las compañías especiales del Quinto Batallón de Infantería, del Noveno Batallón de Infantería, del Décimo Sexto Batallón de Infantería y de la 115 Brigada Militar, así como del Escuadrón de Fuerzas Especiales (3-16), que destacaba personal especializado a las unidades de inteligencia de los batallones, actuando como coordinador de comunicaciones, inteligencia, planificación y programación; además de que era la principal fuerza para interrogar a opositores políticos.

    El actual Presidente Bush pretende que el entonces Embajador estadounidense en Honduras, John Dimitri Negroponte, sea el nuevo Embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

    Goyo Dionis
    Equipo Nizkor


  2. UN TOTAL DE 28 OSAMENTAS FUERON ENCONTRADAS, HASTA EL MOMENTO, EN LA BASE MILITAR DEL AGUACATE.
    CATACAMAS, OLANCHO.- Un total de 28 restos humanos incluyendo el de dos mujeres y un bebé, es el resultado final de las excavaciones en la ex base de la CIA en El Aguacate, confirmó el antropólogo forense, José Samuel Suasnavar Bolaños. Las exhumaciones terminaron en su primer etapa en el cementerio, pero hay otros sitios señalados como "El Piricuaco" una cárcel supuestamente de tortura, en donde supuestamente enterraron a una persona, razón por la cual excavaron pero hasta ayer no habían encontrado nada.
    El profesional indicó que "sacamos 28 osamentas de 27 fosas todas con el mismo patrón funerario, a excepción de unas orientadas y colocadas de la misma forma, la mayoría con evidente estado quirúrgico. Hay varias lesiones que estaban siendo curadas, lo que incluye fracturas de huesos hasta cuestiones más delicadas".

    Expresó que los restos corresponden a personas de todas las edades desde recién nacidos hasta una señora de aproximadamente 60 años, cuatro adolescentes pero la mayoría es gente adulta, algunos con vendas elásticas en la cabeza usadas en los hospitales.
    Agregó que en los frascos de vidrio vacíos utilizados para almacenar sueros están los nombres de los fallecidos y otros con el seudónimo de guerra, pero a algunos los penetró el agua y se perdió la información. En el sitio mientras recogían todos los instrumentos para las labores de exhumación estuvo el licenciado Víctor Moreno, el Comisionado de los Derechos Humanos Regional de Olancho.

    Luego de ocho días de intensa labor los expertos procederán a la identificación de las víctimas. (La Tribuna Pág. 61)
    [Fuente: La Tribuna, Pág. 61. Boletín Informativo No. 1569, Centro de Información y Documentación Conadeh, Honduras, 4sep01]


  3. AUMENTAN A OCHO OSAMENTAS ENCONTRADAS EN EX BASE MILITAR
    Tegucigalpa, 28 ago (ACANEFE).- Arqueólogos y antropólogos forenses guatemaltecos que buscan restos de personas desaparecidas en Honduras a finales del siglo pasado, encontraron hoy, martes, cinco osamentas más, con las que aumentó a ocho las localizados desde ayer, lunes, en la ex base militar de "El Aguacate"
    Aída Romero, Fiscal de los Derechos Humanos, dijo a la prensa que en uno de los casos se encontró información de que se trata de los restos de un combatiente de la "Contra" nicaragüense, pero que de los demás esqueletos no se tiene información.

    Las osamentas serán embaladas y remitidas a Tegucigalpa para sus correspondientes exámenes en Medicina Forense. agregó. El lunes se informó del hallazgo de los restos de Francisco Javier Guzmán, quien se habría integrado a las filas de la "Contra" en abril de 1983, indicaron sus familiares, que llegaron a "El Aguacate" procedentes de Nicaragua. Las excavaciones en "El Aguacate" pueden concluir a mediados de septiembre próximo, aunque dependerá de los resultados que se vayan obteniendo.

    El Comisionado de los Derechos Humanos de Honduras, Leo Valladares, dijo hoy que a los 184 desaparecidos registrados en su informe presentado en diciembre de 1993, "Los hechos hablan por sí mismos", se han sumado otros, pero no precisó cuántos.

    "Aunque es doloroso, es necesario que reconozcamos nuestras culpas en el pasado para evitar que en el presente se vuelvan a repetir esas acciones", expresó Valladares, quien considera que civiles y militares tienen responsabilidad compartida en las desapariciones de los años 80. (El Heraldo Pág. 17) [Fuente: El Heraldo, Pág. 17. Boletín Informativo No. 1558, Centro de Información y Documentación Conadeh, Honduras, 20Ago01]


  4. LA TRANSICION HONDUREÑA DEBE HACER FRENTE A LOS HORRORES DE LA REPRESION.
    Honduras inició en 1980, en pleno conflicto centroamericano, una serie de transiciones - política, económica, militar, social y cultural - que al cabo de dos décadas acumulan evidencias de un agotamiento que exige nuevos impulsos y objetivos. Las valoraciones al respecto son diversas, pero es indudable que en veinte años el rostro del país ha cambiado o al menos no es igual, para bien o para mal, y esa situación, ha falta de análisis a fondo, se manifiesta en simbolismos que en algunos casos reflejan capítulos históricos cerrados y otros abiertos.

    Precisamente esta semana los medios impresos publicaron notas, no siempre destacadas, de indudable trasfondo. Un solo periódico publicó la salida de prisión del coronel Ángel Castillo Maradiaga, diez años después de ser inculpado del crimen de la estudiante Riccy Mabel Martínez. La pequeña noticia, apenas dos columnas, que nadie comentó, contrasta con el hecho de ser uno de los suceso que más dio que hablar y escribir en medios electrónicos y escritos del país. El caso Riccy simboliza el inicio del proceso cultural y legal de desmilitarización de Honduras y rompió la impunidad absoluta que hasta entonces tenía la jerarquía castrense.

    Las repercusiones del crimen de la estudiante sólo pueden entenderse en el marco de una coyuntura nacional e internacional excepcional, dando inicio a uno de los casos más interesantes y poco estudiados en América Latina de derrumbe de una estructura militar que mantenía - en la sombra - un Estado dentro de otro Estado. Desapareció la figura del Comandante en Jefe de las FFAA, equivalente al Presidente de la República; el Consejo Superior de las FFAA, paralelo al Congreso Nacional; y el Fuero Militar, versión castrense del Poder Judicial, perdió su potestad de dirimir conflictos legales entre civiles y militares.

    Diez años después las FFAA siguen buscando su nuevo rumbo, intentando ganar - en un contexto regional volátil y en lo local inconforme con los resultados de la "democracia" o que alienta retornos a la "mano dura"- espacios de influencia, poder y credibilidad que habían perdido, pero todavía sujetos más a las decisiones de factores externos que a su propia voluntad de mando. Diez años después aún se observa en muchos altares caseros la postal que circuló masivamente con el rostro de Riccy Mabel, convertida en una especie de "ánima" a la que familiarmente se prendían candelas y esperanzas en contra de la impunidad.
    Casi coincidiendo con la liberación del coronel Castillo Maradiaga también cumplió diez años de actividad el Colegio de la Defensa, una institución contemplada en la Ley Orgánica de las FFAA y la Constitución de la República que ha capacitado a 450 personas, de las diferentes instituciones del Estado y la sociedad civil, en una visión de "liderazgo y capacidad gerencial apropiada para la toma de decisiones y al mismo tiempo difundir la doctrina de la defensa y desarrollo nacional" El Colegio, para algunos analistas, surgió tarde, en el ocaso de la hegemonía castrense que tocó las puertas de los civiles cuando los uniformados habían perdido la mayoría de sus aliados. Sin embargo, en la búsqueda de una relación estable y no antagónica, el conocimiento mutuo no parece tardío.

    En otro escenario, el Sindicato de Trabajadores de la Tela Railroad Company (SITRATERCO) entregó diplomas de reconocimiento a 80 obreros que participaron activamente en la histórica huelga bananera de 1954. Juan Sánchez, quien habló a nombre de los homenajeados, recordó que "entre los dirigentes que apostaron su pellejo en la fragua del movimiento obrero se encontraban Vilo Raudales, Andrés Montes y Obdulio Manzanares, todos ellos ya fallecidos, y ahora los jóvenes sólo llegaron a la organización a comerse la manzana y no toman en cuenta el sufrimiento que se vivió en 1954".
    A lo largo de casi cuatro décadas, el SITRATERCO fue considerado el sindicato más influyente de Honduras, capaz de poner en jaque al país cada vez que se iba a una huelga. Hoy es una pálida sombra de su pasado y un reflejo del agotamiento del modelo sindical iniciado precisamente en la huelga de 1954. El SITRATERCO, al igual que muchas organizaciones sociales de base, lucha por sobrevivir y no desaparecer ante la nueva relación obrero-patronal y las variantes productivas y comercialización que impone la globalización y su visión del mercado. Su posición actual - con una membresía decreciente, sin liderazgo interno y externo, escasos recursos, mutismo ante los problemas nacionales o de otros gremios o carente de propuestas productivas y sociales - reflejan al movimiento sindical en su conjunto.

    La forma en que el país arrastra sus viejos problemas o circunstancias no resueltas o esclarecidas se simbolizó en la noticia del hallazgo de once cadáveres en la ex base militar que la CIA, el ejército hondureño y la ex Contra nicaragüense tuvieron en El Aguacate, en el oriental departamento de Olancho. Antropólogos ligados a organismos de derechos humanos intentan identificar las osamentas y en el proceso surgen conjeturas como la de que una de ellas pertenece al fallecido Padre Guadalupe Carney, quien en 1983 murió cuando integraba una fallida expedición guerrillera. A propósito del tema, El Heraldo (3/sep) publicó un oficio secreto enviado al Departamento de Estado por el ex embajador John Dimitri Negroponte (propuesto en la actualidad para embajador de EEUU ante la ONU) en el que se lee, textualmente, lo siguiente:

    La Embajada recibió información durante la última semana de septiembre que uno de los cadáveres encontrados por una patrulla hondureña en la selva de Olancho podría ser el de Carney. El cadáver descrito como el de un hombre blanco, con pelo claro, fue encontrado en una hamaca al lado sur del Patuca. No había heridas evidentes y se pensaba que la persona murió de hambre.

    Seguidamente a este rumor se ha comprobado que no fue Carney. Confirman que un cadáver fue encontrado en circunstancias descritas arriba, pero que guerrilleros detenidos habían identificado al individuo como Jarel Moncada, otro guerrillero que estaba demasiado débil para continuar y había sido puesto en la hamaca por sus compañeros. Un líder político de Olancho me dijo que la familia Cardona Casaleno vive en Potrerillos...Dice también que José Onofre Cardona Casaleno fue llevado por los militares para enseñarles buzones de armas en la selva y ejecutado. También que Pablo Aguilera fue llevado por los militares y ejecutado, según el Mayor Morazán, seudónimo de un oficial militar. Negroponte. A24B, secreto. 6 octubre 1983.

    Evidentemente, no todo es pasado. El Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras y el Ministerio Público suscribieron un convenio que contempla inspecciones periódicas conjuntas, sin previo aviso y en cualquier centro o establecimiento de detención para "velar que se respeten los derechos humanos y constitucionales de los reos o detenidos".

    También hay nuevas voces de mando y conflictos. En una breve visita al país - para participar en un seminario sobre "Ética y Desarrollo" - el presidente del BID, Enrique Iglesias, advirtió que "sería altamente peligroso para el cumplimiento de los acuerdos internacionales si el Gobierno de la República accede a todas las presiones de los gremios".

    Aclarando que no es su responsabilidad intervenir en conflictos internos, agregó que "es muy importante mantener la salud macroeconómica del país y por ello cualquier solución a los problemas que se han agravado, como el del café o la sequía, deben ser resueltos dentro de una economía ordenada". El comentario de Iglesias se dio poco después de que la representante de Honduras ante el BID, Sandra Midence, (ex vice ministra de Finanzas), declaró que "si el gobierno cede a las demandas salariales de los maestros y otros gremios, el país caerá en un caos financiero que será difícil recuperar a corto plazo".
    La posición del BID - que tiene pendientes de desembolso para Honduras préstamos por 380 millones de dólares y que analiza la aprobación de unos 140 millones de dólares más - fue retomada por los medios de prensa y el gobierno en su rechazo a las peticiones del gremio magisterial para que se respeten los beneficios económicos a su favor contemplados en el Estatuto del Docente.
    El influyente ministro de la Presidencia, Gustavo Alfaro, dijo que es "imposible" atender la demanda salarial de los maestros, que provocaría al Estado una inversión de 1.500 millones de lempiras al año. Indefensos ante una cerrada y agresiva crítica de los principales medios periodísticos y gubernamentales, los maestros respondieron con la más grande manifestación pública de los últimos diez años, unas 20.000 personas, y que logró abrir un espacio de negociación directa con el presidente del Congreso Nacional, el candidato presidencial Rafael Pineda Ponce, y con el gobernante, Carlos Flores. La disyuntiva para los maestros parece clara: rebajar sus pretensiones económicas y salvar el Estatuto del Docente o seguir luchando para poner en práctica un Estatuto al que se amenaza con anular desde el Estado y que pese a ser legal responde a la aprobación de una serie de leyes o compromisos llamados "demagógicos" por el trasfondo de proselitismo electoral que encerraban y por no tener respaldo financiero identificado.

    Finalmente, la otra información destacada de la semana fue la reunión de presidentes centroamericanos en la finca Santo Tomás, en Guatemala, donde se logró un acuerdo de no agresión y la decisión de fortalecer la paz ante un posible colapso del proceso de integración regional. La simple firma de un "acuerdo de no agresión", bajo la iniciativa de Guatemala, refleja el grave deterioro de las relaciones interregionales, diez años después de la firma de los acuerdos de paz que pusieron fin al conflicto centroamericano de los años 80.
    Los presidentes no especificaron que entender por "no agresión" puesto que cada uno de los países tiene su versión al efecto. Honduras, para el caso, considera una "agresión" el arancel de 35% que Nicaragua impone a todas sus importaciones hondureñas, pero el gobierno de Arnoldo Alemán no piensa lo mismo. Sin duda, el proceso de reconciliación centroamericana está en los primeros capítulos de esta nueva etapa. (Por Manuel Torres Calderón, de la Redacción de AAP).

    [Información y análisis preparado por Audiovisuales y Análisis de Prensa No. 30 Semana del 27 agosto - 3 de septiembre - CONADEH]


  5. MAS INFORMACION EDITADA POR EL EQUIPO NIZKOR